Reduzca las calorías innecesarias y siga una dieta saludable sin gluten

Se ha confirmado el diagnóstico de enfermedad celíaca y, desde hace algún tiempo, llevas una dieta sin gluten . Un problema que ha estado experimentando últimamente es el aumento de peso … ¿tal vez es hora de reducir las calorías innecesarias ? ¡Intentemos!

Lidiar con una nueva dieta puede, al principio, desestabilizarlo y hacer que se sienta insatisfecho. Por este motivo, muchas veces acabamos comiendo de forma desordenada e inconsciente. Si esta es la sensación que sientes frente a los nuevos hábitos, significa que es hora de recargar energías . Y, sobre todo, variar y divertirse en la mesa.

En primer lugar, intentemos comprender qué se entiende por calorías “inútiles” o “vacías”. Son calorías que se deben evitar porque están ligadas a la ingesta de azúcar puro y no asociadas a vitaminas, sales minerales u otros micronutrientes esenciales para el organismo. Un ejemplo clásico de calorías inútiles son las que contienen las bebidas gaseosas, que no aportan ningún nutriente valioso.

La dieta sin gluten no requiere una disminución en la ingesta de determinados alimentos, sino la eliminación completa. Y todo esto conduce inevitablemente a un cambio repentino en el estilo de vida. Pero, con un poco de atención adicional, puede aprender a comer conscientemente y reducir las calorías innecesarias .

¡Que no cunda el pánico! Lo primero que debe hacer es acostumbrarse positivamente al nuevo estilo de vida . Siempre tenga en cuenta que está cambiando sus hábitos alimenticios por el bien de su salud.

Veamos ahora en detalle cómo  abordar la dieta sin gluten con ideas sencillas , que ayudan al cuerpo y al espíritu a recuperar el bienestar y la energía.

1 – Descubre nuevos sabores con la dieta sin gluten

En una dieta sin gluten adecuada, no se debe olvidar la fibra: aquí están los alimentos que son ricos en ella.

Comenzar el día con entusiasmo y energía es un paso importante y la fibra puede ayudar en momentos como este. Son imprescindibles en una dieta sana y equilibrada sin gluten porque tienen una acción protectora sobre el intestino , favorecen su regularidad y reducen los niveles de colesterol en sangre.

A menudo, quienes comienzan una dieta sin gluten corren el riesgo de no ingerir suficiente fibra. De hecho, los cereales sin gluten también son los más pobres en fibra. Un consejo es enriquecer el desayuno con cereales integrales certificados sin gluten, para combinar con un yogur blanco bajo en grasa o fruta sin gluten. No solo. En las comidas, los cereales integrales como la quinua, el sorgo y el mijo son alternativas válidas a los clásicos cereales permitidos. Y, además, caracterizan las recetas con nuevos sabores.

2 – Verduras y frutas dan color a la mesa con bienestar

Para una correcta combinación entre la enfermedad celíaca y la dieta, las frutas y verduras nunca deben faltar en la mesa.

Comer frutas y verduras con regularidad garantiza la cantidad adecuada de fibra, vitaminas y sales minerales, que son esenciales para el organismo. Prueba a cocinar las verduras de una forma original, enriqueciéndolas con semillas de lino o sésamo . De esta forma, absorberás mayores cantidades de fibra, trayendo a la mesa platos y sabores por descubrir.

Con algunas verduras, como zanahorias, ruibarbo, remolacha y calabaza, puedes hacer postres ligeros y creativos . Galletas, muffins, tartas, helados y sorbetes: luz verde a tu imaginación, y también descubrirás una forma fácil de gestionar las calorías.

No olvide que las verduras también son excelentes para… ¡beber! Después de lavarlos bien, se convierten en la base ideal para batidos ricos en bienestar y sabor . Para condimentar los jugos de verduras, agregue sal, pimienta, aceite de oliva virgen extra y, según su gusto, unas gotas de vinagre balsámico o de limón.

¿Quieres hacer tu dieta aún más viva y variada? Reemplace la fruta tradicional con frutas exóticas de colores . Papaya, mango, carambola, kiwi dorado pueden ser la base de jugosas ensaladas de frutas para llevar a la oficina, para una merienda llena de bienestar y alegría.

3 – ¡Elimina las calorías innecesarias y di no al hambre!

La proteína es muy importante cuando se sigue una dieta sin gluten.

Las proteínas aumentan la sensación de saciedad que los carbohidratos y las grasas. Por esta razón, si consume proteínas con regularidad, tiende a comer menos y mantiene su peso bajo control . Los alimentos ricos en proteínas son la carne magra, el pescado, las legumbres, los huevos, la leche, el queso, el yogur y los frutos secos. Intenta integrarlos en tus comidas diarias distribuyéndolos de forma equilibrada.

4 – Dieta sin gluten: tres consejos finales

Consejos para abordar correctamente una dieta sin gluten.

  • No olvide beber mucho y con frecuencia durante el día. Hidratar tu cuerpo diariamente con 6-8 vasos de agua también significa hacer que funcione correctamente.
  • Haz un esfuerzo adicional y diviértete  preparando la mayor cantidad de comida posible en casa, como pan, pizza y postres.
  • Normalmente, al iniciar una dieta sin gluten, los primeros alimentos que abundan son el maíz y la papa. Con su alto índice glucémico, a menudo terminan provocando aumento de peso. Prefiere siempre alimentos con un índice glucémico bajo y recuerda que una dieta sin gluten te permite ingerir todos los componentes libres de gluten que son la base de una dieta variada y equilibrada.

Mara Abruzzese – Axioma Initiatives and Publishing Services srl

Leave your comment